Aprende a limpiar las luces de tu automóvil con pasta dental, el resultado es asombroso

Pasta dental, algo que nunca imaginaste es el mejor limpiador que puede reemplazar incluso un costoso cambio de focos para tu vehículo.

Anuncios

Anuncios

Mantener el cristal de las luces de los automóviles limpios es fundamental para tener buena visibilidad mientras manejas, según estadísticas el 30% de los accidentes automovilísticos han ocurrido por poca iluminación, un tema preocupante y peligroso, por lo que tener focos relucientes puede prevenir que ocurra un accidente grave, como le ocurrió esta semana en Chile al conocido jugador de fútbol Arturo Vidal, quien al parecer no había limpiado sus luces delanteras.

Cambiar las luces de un vehículo, en un servicio técnico especializado, puede costar alrededor de treinta dólares, en estas líneas podrás conocer cómo hacer que los cristales de tu auto queden como nuevos, sólo gastando un dólar y utilizando un elemento que está presente en todas las casas, la pasta de dientes.

Parece extraño que la pasta de dientes reemplace a los costosos productos limpiadores de auto, pero ya han sido más de mil personas en diferentes partes del mundo que han comprobado si resulta realmente.

La pasta dental que se utilice para limpiar debe ser espesa y grumosa, esta es la diferencia con el gel dental, ya que al tener esa textura gruesa significa que tiene incorporado bicarbonato y peróxido lo que ayuda a blanquear las superficies.

Si tienes una pasta dental más líquida puedes agregar bicarbonato para lograr formar una mezcla homogénea y firme para poder limpiar de forma adecuada e uniforme las luces.

El procedimiento para lograr  volver tener focos relucientes es vaciar pasta dental en los dedos o utilizar un cepillo de dientes y frotar de manera circular sobre el cristal, esparciendo la pasta hasta que el foco quede completamente blanco igual como cuando compras un kit para restaurar focos delanteros, la única y gran  diferencia es que el gasto es de quince dólares en el kit y en la pasta sólo un dólar, obteniendo un resultado prácticamente igual.

La pasta dental, que en un comienzo era blanca al ser frotada por el foco se va volviendo de un color amarillento lo que significa que está dando resultado el procedimiento de limpieza, en segundo lugar debes mojar con agua tibia el cristal y posteriormente limpiar y remover todo lo que quede en la superficie  con una toalla nova.

Si el cristal está demasiado sucio el proceso debes realizarse dos veces. Si tienes en tu casa o puedes conseguir un mini taladro Dremel, puede ayudar a terminar más rápido la limpieza pero debe usarse en la velocidad mínima para que no dañe el plástico que recubre los focos.

Por último después de enjuagarlo por completo utilizas cera para auto y esparces  una  capa para sellar y proteger el foco. Finalmente pasas una toalla nova retirando la cera Y obteniendo un resultado que ni tú lo creerás, la mayoría de las personas al realizar este experimento tomaron una fotografía de su foco al comienzo y posteriormente al finalizar la limpieza y todos concluyeron en que “Desde hoy comenzaré a lavarme los dientes y limpiar mi auto al mismo tiempo”.

Cuando los focos del automóvil están sucios por fuera esta técnica de limpieza es eficiente