Video: Esta mujer rechaza la invitación de un hombre pero se arrepiente al instante

Mira este video y comprueba con tus propios ojos que existen muchas mujeres interesadas en el dinero en este mundo. Así cuando tengas un gran vehículo, te darás cuenta si te acercan las víboras “cazafortunas”.

Anuncios

Anuncios

Yo soy un hombre que siempre ha andado en bicicleta para todas partes, porque hago ejercicio de esa manera, ahorro dinero en combustible, es un transporte amigable con el medio ambiente y no tengo problemas de estacionamiento, pudiendo dejarla en cualquier lado que se me antoje. Sin embargo, cuando salía con alguna muchacha y se enteraba de mi medio de transporte, más de una me miraba con desilusión, hasta hubo alguna que derechamente me dejó de ver por esa razón. A pesar de eso, me negaba a pensar que las mujeres fueran tan interesadas en ver si el chico con el que salían tenía o no un vehículo, eso hasta hoy que les traigo este video con una importante moraleja.

Se trata de un vlogger de Perú que artículo un experimento, en donde salía a la calle y ponía a prueba a mujeres “cazafortunas”. El plan funcionó a la perfección y los múltiples comentarios sobre el video se dejaron caer en minutos.

El plan fue que él hombre abordó a una chica cualquiera en la calle que se encontraba trotando en ese momento, se dirigió a ella pidiéndole la dirección de un restaurante cercano para ir a desayunar. La guapa mujer se detiene pero responde con mucha prisa, explicando de manera no muy precisa donde quedaba uno y cuando el chico la invita a comer, ella se niega rechazando la invitación.

Luego la chica se va trotando rápidamente de allí, pero al darse cuando que él hombre se está subiendo a un lujoso Ferrari para irse, ella se detiene y se devuelve audazmente, acercándose al chico, pidiéndole si la podía dejar en casa ya que se había cansado de trotar y que de paso le señalaba donde había un buen restaurante donde ella esta vez sí lo acompañaba a comer.

Ella entusiasmada espera subirse al vehículo, cuando él chico la rechaza y le dice que no le gustan las cazafortunas, al momento que se sube a su deportivo y se va rápido para dejarla sola.

En conclusión, aunque ya tengo un vehículo y puedo andar en él, no se los presento a las chicas con las que salgo, hasta que demuestren que tienen un buen corazón y me quieren por lo que soy.

 

Haz clic aquí para ver el video