Video: Cambió sólo una cosa de su dieta y ahora luce de 20 a pesar de tener 68 años

Conoce a la mujer que tiene la clave de la juventud porque aunque tiene más de seis décadas, tan sólo aparenta dos. El secreto es una dieta que además de hacerla lucir estupenda, la ha llevado a mejorar extraordinariamente su salud.

Anuncios

Anuncios

Todas las mujeres en algún momento de nuestras vidas nos hemos sometido a una dieta para hacer desaparecer ese rollito de la panza, incluso existiendo chicas que van probando cada una de las que actualmente surgen, apenas se enteran de ellas en los medios de comunicación.

Desde la dienta de la luna, la del jugo de manzana, la del repollo, la del yogurt, la de zumos de verduras o una en la que sólo se puede comer carne, encontramos para todos los gustos y necesidades. Desde luego, hay que recordar que si se quiere seguir cualquiera de las dientas que existen debemos consultar a un especialista indicado, antes y después de hacerla, puesto que la salud de nuestro cuerpo es lo más importante, más allá de querer lucir bien.

La mujer que te presentaremos hoy tuvo resultados increíbles gracias a una dieta milagrosa. Su nombre es Carolyn Hartz, ella es una australiana de 68 años de edad, pero aunque parece sorprendente, cuando la ves pareciera que apenas tiene la mitad de años. Realmente la forma en que luce Carolyn, no refleja para nada los años que tiene y esto fue posible gracias a algunas transformaciones que realizó en el estilo de vida que llevaba hasta entonces.

Y a pesar de que cualquiera que ha pasado por un quirófano termina así, esta vez no se trata de la buena mano de un cirujano, sino un cambio profundo en sus hábitos alimenticios, que al mismo tiempo de dejarla como una muchacha de 20 años, le ha dado una muy buena salud a su cuerpo.

Desde que fue diagnosticada con pre-diabetes por su médico de cabecera, que luego de aquello le recetó medicamentos para mantener bajo control los niveles de azúcar en la sangre, ella en vez de aceptar un tratamiento con pastillas de por vida, decidió cambiar radicalmente su alimentación. Fue así como un viaje que hizo a Estados Unidos descubrió una nueva alternativa al azúcar, el xilitol.

Y de qué se trata esta fabulosa alternativa, pues el xilitol es un alcohol natural que lo encontramos en la mayoría de las plantas, incluyendo también las verduras y las frutas. Por lo tanto, se puede utilizar como un endulzante para todo tipo de comidas. Desde ese momento Carolyn supo que podía consumir cosas dulces sin tener problemas de salud.