De esta forma te puedes conectar a internet en zonas sin conexión a la red

Imagina que te encuentras en una de las zonas más aisladas del mundo, como en la cima de una montaña, en medio del océano o en una isla deshabitada. Seguro que el paisaje es maravilloso, pero ¿qué se puedes hacer cuando no hay ningún tipo de conexión telefónica o de cable que nos permita conectarnos a Internet?

Anuncios

Anuncios

Para poner a prueba la conectividad en situaciones extremas, un equipo de la televisión británica BBC se ha propuesto realizar un experimento por el cual van a intentar tener acceso a Internet en mitad del desierto de Marruecos. ¿Quieres saber qué tal ha ido todo?

En los últimos años la tecnología de los satélites ha avanzado a pasos agigantados, lo que ha permitido la comunicación incluso en las áreas más remotas. Sin embargo, debido al alto coste de los equipos y sobre todo a su mantenimiento, realizar llamadas en estas zonas era algo que salía muy caro para los usuarios.

Como suele pasar, a medida que pasa el tiempo la tecnología se hace más asequible para el público y por tanto más barata. Es por ello que actualmente estos costos han disminuido considerablemente, aunque todavía no se encuentren al alcance de todos los bolsillos.

En definitiva, lo difícil no es conectarse a un satélite y hablar con alguien que está en algún lugar apartado del mundo, sino tener el dinero para poder pagarlo.

Para poner solución a este problema un equipo de amantes de la tecnología de la BBC se propuso viajar a un lugar perdido, como el desierto de Marruecos, y poner en práctica su propuesta: una manera de conectarse a Internet por dos dólares y cuarto.

A continuación vamos a presentar 3 maneras de acceder a la red en mitad de la nada, ya sea en lo alto de una montaña, en mitad del océano o, como en este caso, en un desierto deshabitado. Aunque claro, muchas veces no es necesario desplazarse a lugares tan exóticos como estos, seguro que alrededor de donde vive hay muchos pueblos (no necesariamente muy alejados) pero que por su ubicación geográfica carecen de acceso a Internet, ya que el cableado tradicional no puede llegar a ellos.

Mini antena parabólica por 1.150 dólares

La antena parabólica que ocupa menor espacio y pesa menos en todo el mundo es el iSavi de Inmarsat. Uno de sus inconvenientes es que no coge bien la señal del satélite cuando se encuentra en movimiento, por lo que tendremos que sujetarla bien a una superficie firme antes de usarla.

Con su reducido tamaño (tan solo mide 17,9cm x 17 x 3) el iSavi es indudablemente la antena parabólica más pequeña en todo el mundo.

Este aparato se conecta de manera directa con el satélite exclusivo de la red Inmarsat que tenga justo encima y nos va a permitir acceder a la red mediante una aplicación en nuestros celulares. Dicha aplicación nos va a permitir el envío de mensajes instantáneos de texto y también realizar llamadas a cualquier lugar de planeta.

Entre otras opciones, el satélite iSavi es capaz de crear una red wifi en un radio aproximado de 30 metros a su alrededor.

El líder de comunicación satelital de la empresa Inmarsat, Nick Whitehead, ha anunciado al canal británico BBC que este aparato puede llegar a ofrecer una conexión de acceso a Internet de 200 a 300 kilobytes, lo cual es insuficiente para poder transmitir fluidamente vídeos pero que nos permite navegar por la red sin ningún tipo de problemas y, en caso de necesidad, mandar un mensaje de emergencia.

Y como mencionamos anteriormente, la instalación es muy simple y los precios están empezando a descender. Tan solo tenemos que tener la antena orientada correctamente hacia el satélite y la aplicación instalada en nuestro celular nos ayudará a conseguir una conexión estable.

Y en cuanto a lo que tendremos que pagar por ella, hablar por teléfono durante un minuto nos cuesta menos de un dólar, exactamente 90 céntimos. Conectarse a internet nos va a salir algo más caro, unos 4,6 dólares por cada megabyte usado.

Aún así, este sistema es considerablemente más económico en comparación con los servicios que ofrecen la mayoría de compañías telefónicas por hacer roaming en una zona con cobertura.

Funda satelital por 1.050 dólares

Esta es otra opción que tenemos para lograr acceso a Internet en mitad de la nada. Se trata del SATcase, una funda protectora para nuestro celular que va a convertir cualquier smartphone que tengamos en un satélite en miniatura.

El precio es de 1.050 dólares por unidades, pero nos ahorramos llevar dos teléfonos encima todo el tiempo.

La SATcase está especialmente diseñada para casos de extrema necesidad o emergencia. En este sentido posee un botón que podemos pulsar cuando estemos en un apuro y que va a enviar nuestras coordenadas de GPS para así facilitar la tarea de localización.

Al  funcionar de igual manera que lo haría una funda en su celular, podrá seguir usando la mayoría de las aplicaciones sin ningún tipo de problemas: leer sus correos electrónicos, acceder a su lista de contactos y ese tipo de cosas.

Pero no siempre la tenemos que usar en situaciones en las que estemos en peligro, por ejemplo, la SATcase nos permite enviar una foto a nuestros amigos desde la misma cima del Everest. Podemos usarla mediante un contrato anual o con una tarjeta de prepago.

Otro de los beneficios de este dispositivo es que puede cambiar entre una conexión vía satélite y una conexión normal telefónica, dependiendo de si estamos en un lugar que tiene disponibilidad de una u otra.

Incluso sin tener un teléfono, sólo la funda en sí ya nos sirve para afrontar una situación de emergencia. En este sentido, la SATcase tiene su propia autonomía mediante la inclusión de una batería y cuenta con un botón rojo de ayuda para casos de necesidad. Cuando presionamos este botón nuestras coordenadas GPS van a ser enviadas a un centro de socorro que atenderán nuestra petición e intentarán hacer todo lo posible por ayudarnos. Si mantenemos pulsado este botón enviaremos además un mensaje automático de socorro indicando que estamos en apuros.

Teléfono por satélite normal

Adquirir un teléfono satelital tradicional o normal, como son los casos de los modelos Thuraya o Iridium, nos va a costar un precio aproximado que ronda los 1.000 dólares. A esta inversión inicial hay que añadir los gastos adicionales que suponen el mantenimiento de un plan de llamadas mensual o anual. El precio por minuto es de 7,79 dólares para las llamadas que se efectúan a otros teléfonos que no funcionan a través del satélite.

Thuraya también dispone de su propia versión de funda satelital (como vimos en el apartado anterior) llamada SatSleeve, diseñada para smartphones con la tecnología Android e iPhone. El SatSleeve utiliza para su conexión satélites exclusivos de la compañía Thuraya, que según sus estimaciones ofrecen una cobertura total en más de 140 países.

Usos prácticos

Esta tecnología puede ayudar mucho a las personas que pasan todo el tiempo en lugares sin cobertura, por lo que les conviene invertir en equipos de comunicación por satélite como medio de seguridad.

Este servicio está empezando a generar interés entre las organizaciones no gubernamentales que trabajan en zonas remotas del planeta azotadas frecuentemente por los desastres, tanto humanos como naturales. El motivo, además del asequible precio, es que los equipos están hechos de reducido tamaño y con materiales tan ligeros que permiten mantener una comunicación perfecta por parte de los usuarios sin que esto signifique un menoscabo en la movilidad de los trabajadores y voluntarios.

En cualquier caso, ya sea si accedemos a este servicio porque estamos en mitad de una montaña y nos hemos quedado atrapados, o simplemente porque nos apetece actualizar nuestro perfil de Facebook, el coste de poder conectarse a Internet de manera directa a través de un satélite está poco a poco haciéndose un hueco entre el gran público, gracias al descenso de precios que lo acercan cada día más al consumidor medio.