Video: El doloroso estereotipo de belleza que deformó los pies de miles de mujeres en China

Anuncios

Anuncios

Un tortuoso estereotipo de belleza, vinculado al estatus social y el atractivo físico, se mantuvo por más de 1.000 años en China. Se trata del Pie de Loto, un fetiche que comenzó el siglo X y terminó a mediados del XX, causando graves daños a millones de mujeres.

A lo largo de la historia han existido muchos estereotipos de belleza distintos, uno de los más dañinos, que por supuesto ya no existe, es el fetiche chino del “Pie de Loto”, el cual se mantuvo durante más de mil años y causó daños irreparables a muchísimas mujeres.

Esta moda consistía en que a las niñas pequeñas les vendaban los pies para que estos se mantuvieran pequeños, la intención era que quedaran de 7 centímetros. A esto le llamaban Loto Dorado” y se dice que nació en Nanjing entre los años 937 y 975, en donde las bailarinas de pies pequeños eran admiradas.

En un principio esta tradición se seguía sólo en la elite, ya que la deformidad no permitía el desplazamiento normal, por lo que no podían hacer mucho por si solas. Esto era un orgullo para sus esposos, ya que denotaba que tenían mucho dinero como para mantenerlas. Pero con el tiempo la clase media comenzó a hacerlo también con sus hijas mayores para que se casaran con hombres adinerados que mantuvieran su familia.

Zapato sigli XVIII | Musées du château des Rohan

Para celebrar y distinguir esta tendencia se hacían zapatos especiales de seda con los que las chicas caminaban de una manera muy peculiar, que en aquellos tiempos, se veía como algo muy sensual, pero era una lucha constante por mantener el equilibrio. Aún existen algunas pocas mujeres con esta deformación, y sus familias se sienten orgullosas de esto.

Una brutal deformación:

Según Berverly Jackson, escritora, las niñas eran vendadas entre los 2 y los 7 años, en invierno, ya que por el frío los pies eran menos sensibles al dolor. Esto, porque al estar el pie en desarrollo, era más fácil amoldarlo. Los pies se sumergían en una solución de agua de hierbas y sangre de animal caliente, cortaban las uñas para evitar rasguños y luego se vendaban tirando los dedos hacia la planta.

Según el libro “The Lotus Lovers: The Complete History of the Curious Erotic Tradition of Foot Binding in China” (Amantes del Loto: La historia completa de la curiosa tradición erótica del vendado de pies en China) de Howard Levy, algunos de los cuidados para los pies eran: Sacar las vendas cada cierto tiempo, cortar las uñas y masajearlos para suavizarlos, en caso de tener tejido muerto este se sacaba con una solución y luego se volvía a vendar. Este proceso sin embargo hacía que las niñas se lesionaran constantemente por sus caídas. Además de esto, existe un estudio de la revista académica “American Journal of Public Health” (Diario Americano de la Salud Pública)que explica como las infecciones era muy comunes debido a las uñas encarnadas.

Los vendajes eran muy apretados, por lo que la circulación de la sangre era muy difícil, esto a veces provocaba necrosis, y hasta la pérdida de algunos dedos, pero esto era “bueno” ya que facilitaba la postura de los vendajes. Algunas niñas también morían  causa de septicemia.

Jo Farrel, fotógrafa y antropóloga cultural británica, documentó la vida de las últimas mujeres con esta deformación, que se prohibió en 1912. El proyecto de nombre “Living History” (Viviendo la Historia) reúne mujeres de 80 a 90 años que debido a su deformación necesitan cuidados especiales, ya que no pueden valerse por sí mismas. Jo decidió hacer este proyecto luego de la muerte de tres de sus modelos. Según la BBC se fotografiaron 50 mujeres de distintas localidades de China y la idea es hacer un documental al respecto.

Una de las impresiones recogidas por un artículo de la asociación de medios estadounidenses (NPR) dice: “Me arrepiento de mis pies vendados. No puedo bailar, no me puedo mover correctamente. Lo lamento mucho. Pero en ese momento, si no vendabas mis pies, nadie se casaría conmigo”

En el siguiente video se puede apreciar la macabra moda que se impuso en China por siglos.