El dueño de este pez le fabricó su propia silla de ruedas acuática para poder nadar

Con un trozo de cinta atado a un corcho y mucho ingenio, este hombre diseñó un “arnés” que le salvó la vida a su pez.

Anuncios

goldfish-wheelchair-cork-sling-float-coverimage

Anuncios

Es realmente conmovedora  la historia de este pequeño pez y su dueño, lo que nos lleva a reflexionar sobre el amor y la preocupación por nuestras mascotas.

El pez que aparece en la imagen destacada tiene una discapacidad para poder nadar en  posición vertical. Es así, que su dueño decidió darle una solución a  este problema con un pequeño y sencillo invento, diseñando de esta forma, una pequeña silla de ruedas acuática y a medida.

Es algo extraño pensar que para un pez se le dificulte nadar pero es relativamente esperable que algunos peces tengan problemas de flotabilidad. Existen muchas razones como la discapacidad anatómica o que el pez se  encuentre en proceso en recuperación de una infección de vejiga natatoria o cualquier otra anomalía que afecte la capacidad de nado.

Generalmente sin una atención especializada de un veterinario un caso como este puede terminar en la muerte, al imposibilitar que el pez pueda relacionarse con su hábitat natural.

Este no fue el caso de este pequeño pez, puesto que su singular dueño se dio cuenta que no estaba nadando bien y en vez de quedarse de brazos cruzados, lo que significaría la probable muerte del pez, construyó con un pedazo de cinta atado a un corcho,  un pequeño “arnés”  lo cuál le permitió a su mascota mantenerse a flote de forma estable bajo el agua y que básicamente pudiese  sobrevivir.

Un sencillo acto de amor que a simple vista, podría ser algo rebuscado pero que nos habla sobre la atención que le ponemos a nuestro entorno y  al respeto por la vida.

Esta conmovedora y simple historia  nos envía un mensaje sobre el coraje para vivir, también habla de las segundas oportunidades y sobre no rendirse. Nos deja en evidencia  la necesidad de la empatía con nuestro entorno y los animales, a fin de cuentas lo único que necesitaba este pez era un poco de ayuda.

Al parecer no ha sido el único pez que ha sido ayudado para suplir una discapacidad, porque existe una versión más compleja hecha por veterinarios para ayudar a los peces que tienen problemas para nadar.

goldfish-wheelchair-cork-sling-float-2