Encontraron una cámara GoPro en medio de un río, no podrás creer lo último que quedó grabado.

Anuncios

Anuncios

Las modernas cámaras de video son cada vez más pequeñas y portátiles gracias a las nuevas tecnologías, por lo mismo, las grabaciones en primera persona son también cada vez más comunes en la red.

Los deportes extremos y arriesgados se han convertido en una moda que mueve a niños, jóvenes y adultos, quienes quieren probar hasta donde pueden llegar practicando y aprendiendo especialidades de extrema peligrosidad.

 La mayoría de personas que realizan estos deportes son consideradas como adictas a la adrenalina, ya que necesitan experimentar sensaciones de riesgo para sentirse felices y satisfechas, sin embargo para practicarlos sin arriesgar sus vidas deben complementar su especialización con las herramientas necesarias, en caso de los kayakistas deben usar cascos, chalecos salvavidas, botiquín de emergencia, cámaras Gopro, las cuales sirven para registrar  los momentos y la experiencia vivida.

El grupo de seis  kayakistas que se encontraban en un rápido y muy conocido río Zambeze, cuando ya llevaban una hora por el lugar pasaron por una corriente tan fuerte que llego a darlos vuelta y uno de los tripulantes quien llevaba su cámara Go Pro en su casco, al caer y golpearse con el lecho del río perdió su costosa GoPro.

El joven tripulante, quien había trabajado durante un año para pagar su costosa cámara sintió mucho la pérdida pero se sintió agradecido de no haber perdido la vida, pasaron los meses y el no había vuelto a acercarse a su querido deporte extremo, un día decidió atreverse y junto al resto de los kayakistas, se reunieron 17 meses después de lo ocurrido.

Lo que nunca esperaron en su nueva aventura fue encontrarse con la cámara Gopro perdida hace más de un año, al ser revisada aun funcionaba perfectamente y tenía registrada toda la secuencia del recorrido de la cámara.

En las imágenes que ya han dado la vuelta al mundo, aparece la primera parte de la larga travesía de los aventureros y luego  se puede percibir las maravillas naturales que hay debajo del río, peces, moluscos, plantas, piedras y un mundo de cosas que nuestro ojo no percibe fácilmente al nadar o pasar  por las rápidas corrientes de un río tan largo e impredecible como el Zambeze, ubicado en África Austral y su desembocadura llega al océano índico es visitado por más de mil kayakistas de todo el mundo.