Genética: 9 niños idénticos a sus padres cuando tenían la misma edad

Que los padres se parezcan a sus hijos no es de extrañar, el potencial genético heredado de ambos progenitores ciertamente traza de ante mano ciertas características que los bebés tendrán en su vida futura.

Anuncios

Anuncios

Cuando una persona se encuentra en la “dulce espera” siempre hay rasgos que se desea, sean heredados por el/la nuevo(a) integrante de la familia, pero es muy incierto que  los rasgos de este sean finalmente los que sus padres hubieran deseado.

Según nos cuentan los genetistas, existen dos variantes en la información genética de cada una de las personas: una heredada del padre, y otra de la madre. Una de esas variantes se expresa físicamente y la otra queda oculta en los genes.

Al tener un hijo, él portará también dos variantes, la de la madre y la del padre, es decir, que para cada rasgo físico tendrá cuatro formas posibles. El azar tiene ahí la última palabra. Además de esto, la genetista e investigadora Noelia Cabral nos explica que sus rasgos también dependerán de los factores ambientales, por ejemplo, su nutrición, contacto con el sol, exposición a situaciones violentas, estimulación intelectual, entre otros.

Es bastante común, cuando vemos al hijo de un amigo, familiar u otro por primera vez, decirle cuán parecido es a la madre, padre, o abuelos. En algunos casos se dice sólo para no decir “en realidad tu bebe no es tan lindo como crees, se parece a tu padre” y en otros casos es porque realmente el parecido es impresionante.  Como dice el refrán “La manzana nunca cae muy lejos del árbol” y he aquí algunas fotografías que lo comprueban.

Haz click aquí para ver el video