Increíble video nos muestra que la muerte tal vez no sea real

En este singular video protagonizado por Kurzgesagt-In a Nutshell encontramos un argumento realmente persuasivo: no hay una barrera firme que separe la vida de la muerte, lo cual nos hace que pensemos en algunas preguntas metafísicas acerca de nuestra existencia. En pocas palabras ¿existe mucha diferencia entre estar vivos o muertos?

Anuncios

Anuncios

El siguiente video nos muestra una visión totalmente materialista pero no por ello menos poética, donde la información reemplaza a la chispa que da origen al ser humano, ese alma, espíritu, conciencia o como queramos llamarlo. Es la poesía de la ciencia, que se siente parte del proceso evolutivo del universo.

Resulta sorprendente que se use una animación para en apariencia demostrar que no existe en la naturaleza un principio animista, sino que todo es fruto de la complejidad que se da entre las distintas partes materiales. En el video podemos ver como su autor mantiene que todas las cosas vivas están hechas a partir de las células y que estas células son en esencia una especie de “nanorobots” basadas fundamentalmente en proteínas, que son capaces de regularse por sí mismas y reproducirse mediante copias.

Sin embargo, no hay nada en las células que las haga estar vivas de manera independiente o autónoma, por lo que no tenemos ni idea del punto exacto donde empieza a formarse la vida. En este sentido, todas las cosas vivas del Universo están formadas a partir de materia muerta, siguiendo las leyes físicas. Y por ello es inevitable que surja la siguiente pregunta ¿es la vida solo el resultado de las interacciones entre estos elementos básicos?

Existen una gran cantidad de argumentos para defender esta tesis, a continuación vamos a exponer algunos de los más relevantes:

Si extraemos el ADN de la célula que lo contiene no podemos hacer nada con ello, ya que la vida sólo existe cuando distintos componentes actúan entre sí.

Los virus son esencialmente material genético que existen aunque no estén formados por células, en este caso ¿se tratan de seres vivos o muertos? Este es un tema curioso, porque estos genes sin cáscara en ciertas ocasiones se ha probado que son capaces de invadir las células muertas y devolverlas a la vida.

Las mitocondrias fueron en el pasado unas bacterias libres que se combinaron con otras células, incorporando su material “endosimbióticamente” a su propia información genética. Sin embargo, como seres están muertos, ya que cambiaron las dinámicas que podrían otorgarle la “vida” a cambio de la supervivencia de su ADN.

Esto podría llegar a suponer que la vida es capaz de evolucionar hacia la muerte si se consigue un beneficio para la perduración de su información genética. Y llegados a este punto, empezaríamos a pensar que quizás la vida sea sólo parte de esta información, es decir, un mero intermediario entre seres “muertos”.

Si aceptamos que el universo entero está hecho con las mimas sustancias, ¿significaría esto que irremediablemente todo el universo está vivo o muerto? Si no existe un estado intermedio no tiene sentido contestar a esta pregunta, ya que entonces todo formaría parte de ese mismo proceso de intercambio de información que apuntábamos antes. Como dice el autor del video “Nunca vamos a morir porque en realidad nunca hemos vivido, somos parte de este universo de una forma mucho más íntima que lo que habíamos pensado”.

El objetivo del video es señalarnos que no existe un factor metafísico en los seres vivos y que éstos están regidos por los mismos principios universales que las cosas inertes o muertas. Es decir, estar “vivo” es simplemente producto de una complicada relación entre las cosas “muertas”.

Ahora bien, que no hayamos hablado hasta el momento del alma, espíritu o conciencia, esa chispa vital que tradicionalmente se asocia al ser humano, no significa que no exista. Se piensa que el alma está asociada a alguna parte específica de nuestro cuerpo, como el corazón o la cabeza, pero ¿es posible que el espíritu en sí forme parte de todo el universo?

Las visiones materialistas de este tipo de cuestiones metafísicas son muy convincentes siempre que no las saques de su propio terreno. Al fin y al cabo se trata solamente de una perspectiva personal, de una forma de entender la vida y el universo. Una visión en la que toda materia y no tan sólo aquella que presenta vida, es la expresión compleja y sutil del alma.

Esta teoría también es consecuente y coherente en su propia formulación, quizás con ese componente característico de la lógica recursiva en el cuál nosotros somos fantasmas queriendo buscar a otros fantasmas. ¿Tienen que estar necesariamente estas visiones opuestas entre sí? ¿Existe un principio universal sobre la vida que pueda reconciliarlas?