Ingenieros chilenos consiguen convertir el aire en agua potable

Fresh Water es un invento ideado por tres ingenieros chilenos que es capaz de convertir el aire en agua potable, lo que pondría fin a los problemas de abastecimiento que padecen millones de personas en todo el mundo.

Anuncios

FreshWater-dibujo-750x507

Anuncios

En Chile se ha descubierto la manera de obtener agua potable a través del aire, gracias al efecto conocido como la condensación. Para explicarlo de manera sencilla, esta máquina es capaz de recrear una pequeña nube que, al enfriarse, se convierte en agua y cae como si fuera lluvia normal.

Hay muchas regiones en el mundo que sufren por la falta de alimentos de primera necesidad y el acceso al agua potable. Debido a esto, la comunidad científica internacional lleva años investigando y estudiando el problema para intentar encontrar una solución que sea viable para todos.

Las ultimas noticias que tenemos nos indican que tres ingenieros de Chile han conseguido una solución simple, rápida, efectiva y sobre todo, autosustentable, lo que puede significar el fin de la carestía de agua potable que se sufre en estas zonas y que es origen de una gran cantidad de enfermedades, ya sea por deshidratación o por beber agua no apta para el consumo.

El invento ha recibido el nombre de Fresh Water y funciona mediante el principio de la condensación, imitando al ciclo del agua en la naturaleza. Para ello, este dispositivo crea una nube artificial que al bajar de temperatura produce un efecto de lluvia. Posteriormente, ese agua pasa por una serie de procesos de filtrado, purificación y esterilización, por lo que se convierte en potable y es totalmente adecuada para el uso.

Este excepcional descubrimiento nos va a permitir obtener de 10 a 30 litros de agua libre de sodio, fluoruro y otros elementos negativos para la salud como los minerales pesados. Así mismo, no presenta ningún tipo de productos químicos ni conservantes. El precio total por litro de agua oscila entre los 20 y los 25 pesos, un bajo coste que es asumible por todo el mundo.

Los tres ingenieros de Chile encargados de este dispositivo son Héctor Pinto, Alberto González y Carlos Blamey.

El primero es el Director Ejecutivo de la compañía, que empezó a investigar por su cuenta desde hace muchos años la manera de conseguir purificar el agua, para así obtener agua sin sodio para su hija, la cual padece una enfermedad de los riñones.

Alberto González es el actual diseñador industrial del proyecto Fresh Water, mientras que Carlos Blamey, un experto ingeniero especialista en submarinos y en tecnología armamentística, actúa como consultor.

Los tres juntos han compartido durante muchos años una visión de un mundo donde todos tienen acceso a los recursos básicos. Y el fruto de sus sueños es este invento, capaz de crear agua potable teniendo como materia prima tan sólo el aire.

Si este proyecto sale adelante quizás sea la solución para que, en un futuro, la gente deje de morir por deshidratación y por las enfermedades asociadas a la falta de agua o a su consumo en malas condiciones. Un problema que afecta a millones de personas a lo largo del planeta.