La gata que atravesó un incendio cinco veces seguidas para salvar a sus pequeños felinos

Scarlett la heroína, sufrió fuertes quemaduras en sus ojos, orejas y perdió casi todo su pelaje, pero nada de eso importó, el instinto maternal fue más fuerte.

Anuncios

mother.jpg_1813825294

Anuncios

Los seres humanos y los animales no somos tan diferentes. Cualquier madre en un momento de riesgo siente el instinto maternal y protegen a sus hijos, saben que son lo más importante y harían cualquier cosa por ellos, como fue el caso de Scarlett la gatita que asombró a todos en un incendio donde lo atravesó cinco veces para rescatar a sus gatitos.

El fatídico incendio ocurrió en Brooklyn en la ciudad de  Nueva York de los Estados Unidos, en un garaje abandonado donde muchos indigentes se reunían y lo utilizaban como su hogar, en este lugar todos conocían a Scarlett como la llamaron las personas que habitaban o pasaban por ahí, la gatita era famosa por ser muy inteligente y muy buena cazadora de ratas.

Una fría noche los hombres y mujeres que habitaban el lugar, vieron que Scarlett, estaba extraña y no se habían fijado en que estaba más gordita de lo habitual, uno de ellos conocido como Jony, dijo “Parece que Scarlett se comió un gran ratón”, Sin embargo no era esa la razón y al amanecer vieron que había dado a luz a cinco pequeños y débiles gatitos.

A la noche siguiente se desataron las llamas en el lugar, por causas que aún se desconocen, la única sospecha fue  que  a Jony, quien fue el último en estar junto a la fogata, se le haya quedado prendida y el fuerte viento de la noche provocara que las llamas acabaran con todo.

Los bomberos de la ciudad recibieron un llamado de un vecino quien avisó de lo ocurrido, al llegar al lugar y controlar el fuego, David Gianelli, uno de los bomberos, miró hacia las llamas que quedaban y vió una pequeña silueta entre el humo, al acercarse y avisar a sus compañeros, se dieron cuenta que era Scarlett, quien entro al lugar cinco veces para rescatar uno por uno a sus gatitos.

 Scarlett obtuvo quemaduras severas, sus ojos estaban llenos de ampollas cerradas, las orejas y las patas quemadas, y su pelaje altamente chamuscado. La mayor parte de su vello facial había sido quemado.

Después de tener a todos sus gatitos juntos, los reviso uno por uno con su buen olfato se dio cuenta que estaban bien y que eran todos, no podía mirarlos ya que las ampollas en sus ojos le impedían abrir sus ojos, finalmente después de su gran logro como madre, cayó inconsciente, tranquila y en paz.