Video: Las botoneras peatonales si funcionan y aquí te explicamos como utilizarlas

El Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones ha puesto fin a uno de los más destacados misterios que nos aguardan en las calles urbanas. Si quiere saber cómo se usan las botoneras peatonales, esos extraños mecanismos de color amarillo que se sitúan debajo de los semáforos, siga leyendo.

Anuncios

800x400xboto-800.jpg.pagespeed.ic.p0QRY5Xqmt

Anuncios

A través de su página web  la Unidad Operativa de Control de Tránsito (órgano dependiente del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones) nos explica cómo deben funcionar las botoneras peatonales, de color amarillo, con un botón verde y letras destacadas en rojo, que nos indican que tenemos que esperar a que la luz sea verde para poder pasar.

En esta página de Internet podemos encontrar toda la información referente a este tema. Las botoneras peatonales tienen como función permitir el paso a los transeúntes sin la necesidad de tener que esperar durante minutos a que cambie el semáforo.

No obstante, una vez que pulsemos el botón, el cambio no va a ser inmediato, ya que cada semáforo tiene que cumplir con un tiempo mínimo antes de cambiar a color verde y permitir el paso a los peatones. Por tanto, no hace falta que pulse repetidamente el botón, basta con accionarlo una vez y esperar unos segundos.

En su definición técnica, las botoneras disponen de un dispositivo que les permiten detectar e informar al equipo que controla el semáforo que una persona lo ha accionado para cruzar una calle. Cuando el peatón lo solicita se ponen en funcionamiento una serie de procesos que posibilitan el cambio de rojo a verde, para que así pueda pasar sin peligro.

¿Cómo funciona? La web de la UOCT nos dice que al pulsar el botón enviamos una señal eléctrica al equipo que se encarga del control para informarle de nuestra presencia. Este dispositivo analiza la información y tras un corto período de tiempo cambiará la luz de color rojo a verde.

Como hemos mencionado anteriormente, el proceso no es instantáneo, ya que los semáforos están programados para permanecer un cierto tiempo en cada color, lo que dependerá de las instrucciones que se les asignen en función de las distintas horas del día. En todos ellos se proporciona el espacio necesario para que el peatón puede cruzar por su paso correspondiente.

Un ejemplo para que lo entendamos mejor. Imaginemos que un semáforo tiene un ciclo de un minuto y está programado para que a partir del segundo 40 se ponga en verde peatonal. Si una persona llega a la intersección en el segundo 35 y acciona la botonera, tan sólo tendrá que esperar 5 segundos para que se torne verde y le permita pasar. Como vemos, realmente disminuye el tiempo que tenemos que esperar.

Ahora pongamos el caso de que una persona llega en el segundo 42 al semáforo y presiona el botón. Su petición ha quedado registrada en la memoria del controlador, pero como ha llegado después del ciclo (de 60 segundos al completo, 40 para ponerse en verde) tendrá que esperar un minuto hasta que el contador se vuelva a reiniciar y llegue al segundo 40. A partir de ese momento la luz cambiará de color y se le permitirá el acceso para cruzar la calle. En este segundo caso, el peatón ha tenido que esperar 58 segundos para el verde.

Debido al ejemplo anterior, mucha gente piensa que las botoneras no funcionan y en ocasiones se arriesgan a pasar con la luz roja, pensando que nunca se pondrá en verde, con el consiguiente riesgo para su seguridad y también la de los conductores.

Pero el motivo real, por el cual se determina previamente el segundo en que cambiará de color, es a causa del tráfico. Sería imposible regular los semáforos de varias intersecciones si cada vez que alguien accionara la botonera, éste cambiara al momento. Lo que sería cómodo para el peatón haría inviable circular por las calles.

Aquí un video explicativo de como funcionan las botoneras: