Las mujeres inteligentes tienen más posibilidades de ser alcohólicas

Por cada siete hombres que toman alcohol hay cuatro mujeres que también lo hacen y según un estudio publicado por la London School of Economics, cuanto mayor es el nivel intelectual o el grado académico de una mujer, más aumentan las posibilidades de que comience a beber de manera desproporcionada.

Anuncios

Anuncios

Hay distintos factores que pueden desencadenar que una mujer con gran inteligencia entre en riesgo de desarrollar problemas de alcoholismo. Entre ellos podemos destacar una vida social más activa, con presencia de gran cantidad de compromisos tanto personales como profesionales. Las relaciones de pareja que duran mucho tiempo, así como situaciones de maternidad también son causas relevantes. En este sentido se desarrolla la investigación llevada a cabo por estos expertos británicos, en demostrar que las mujeres muy inteligentes están en mayor riesgo de alcoholismo que otros grupos femeninos.

Buenas calificaciones son sinónimo de mayor consumo

Las dos autoras del estudio son María Huerta y Francesca Borgonovi. Según sus conclusiones, es posible predecir con cierto margen de error si una mujer va a tomar en el futuro en función de sus calificaciones o nota final en las pruebas. En este sentido, cuanto mejores estudiantes sean, más propensas estarán a consumir alcohol.

Estas dos especialistas nos explican al respecto que, después de realizar una serie de pruebas a las mujeres que participaron en el estudio, observaron que aquellas que tenían una puntuación escolar situada en la parte media-alta y alta de la tabla eran dos veces más propensas a tener problemas de alcoholismo que el resto.

Según los resultados de esta investigación, las mujeres con algún tipo de formación académica son hasta un 71% más propensas a tomar que las otras mujeres sin calificación, incluso durante la mayoría de días de la semana. Más aún, aquellas que están en posesión de un título de licenciatura presentan un 86% de probabilidad de hacerlo.

El estudio finaliza con la siguiente conclusión: hace 15 años por cada 7 hombres que bebían sólo había una mujer que tuviera el mismo hábito. Sin embargo, actualmente la proporción se ha reducido a 1.2, ya que de cada 7 varones que toman hay 4 mujeres que hacen lo mismo. La explicación a este fenómeno sin duda se halla en los cambios que han sufrido los estereotipos femeninos en los últimos tiempos.