Video: Mujer pierde 100 kilos al quedar soltera.

Patty Sanchez consumía cerca de 13 mil calorías diarias debido a la relación sentimental que mantenía con un “alimentador”, denominación que reciben las personas que tienen un fetiche por ver a la gente gorda, sentarse y/o aplicar todo su peso sobre ellos.

Anuncios

Former Weight-Gain Queen Drops 240lbs To Save Her Life

Anuncios

Patty Sanchez, tiene 51 años, nació en Nevada y sintió, en algún momento de su vida, que necesitaba ser muy gorda para que su novio la amara y que a medida que subiera de peso, esto también incrementaría el amor de su novio.

Así fue como hace aproximadamente quince años conoció a su pareja a través de un amigo. Al comenzar su relación amorosa él no tenía una gran fijación por las personas gordas, pero con ella comenzaron a cambiar sus gustos. Ella estaba tan enamorada, que incluso se fue a vivir a Los Ángeles, California, para poder estar más cerca de él. Mantuvieron esta relación por diez años, que finalmente se basaron bastante en la comida, ya que a ella le encantaba cocinar y a él verla engordar, Él me contó sobre sus fantasías acerca de estar con una chica y hacerla engordar. Y yo me sentía sexy y feliz de poder complacerlo. Parece una cifra algo increíble, pero Patty consumía alrededor de trece mil calorías diarias, por lo que no es para nada extraño que haya llegado a pesar tanto.

ad_189036719

Con el tiempo Patty comenzó a asustarse por su salud, llegó a pesar más de trecientos kilogramos (según metro.co.uk), en sus palabras: “Era gigante, sentía que como si estuviera muriendo lentamente. Me di cuenta que una relación basada en la comida estaba siendo beneficiosa para él pero no para mí. No podía caminar más de tres pasos sin cansarme, y pensaba en que no podría estar ahí para mis cuatro hijos y cinco nietos”. Además su novio decidió incluirla en una base de datos de otros fetichistas, lo que la hizo cuestionar si él realmente estaba interesado en ella como persona.

Decidió entonces comenzar una dieta hipocalórica, gracias a esto ha bajado cerca de cien kilos, pesando ahora alrededor de doscientos cincuenta kilogramos, que le permiten hacer cosas por sí misma, como darse un baño, caminar, o pintarse las unas de los pies, que para quién tiene un peso relativamente normal es algo muy cotidiano, pero ella no alcanzó sus pies por años. Patty también quiso aconsejar a las mujeres del mundo con su experiencia y dijo: Deben asegurarse de que no solo lo están haciendo por su pareja o para cumplir sus necesidades, sino que también por ustedes mismas“.

Haz clic aquí para ver el video