9 prácticos y desconocidos atributos del agua oxigenada para utilizar en nuestro hogar

El peróxido de hidrógeno (PH) en su denominación técnica, más comúnmente conocido como agua oxigenada (H2 O2), empezó a desarrollarse durante los años 20 del siglo pasado, con el fin de mantener a raya las infecciones y las gangrenas que los combatientes sufrían en el campo de batalla, cuyo uso se popularizó tristemente durante la Segunda Guerra Mundial.

Anuncios

Anuncios

Hoy en día usamos el agua oxigenada para otros usos más cotidianos, sin que éstos supongan un paso entre la vida y la muerte, como por ejemplo aclarar el cabello para que parezca más rubio. A pesar de que podemos comprarla en cualquier lugar, muchos desconocen la gran cantidad de usos que podemos darle al agua oxigenada.

Este producto es un excelente bactericida, muy eficaz para desparasitar y aporta un considerable efecto oxigenante. Esto es debido a que el peróxido de hidrógeno está formado por agua con un átomo adicional de oxígeno, por lo que cuando este elemento libera dicho átomo se aumenta la concentración de aire en la zona, lo cual garantiza su efecto germicida, antivírico, antiséptico, desodorizante y desinfectante.

Podemos usar el agua oxigenada de una manera fácil y segura, respetando siempre tanto la calidad (el grado alimenticio) como las dosis (hay que usar sólo concentrados con un 3%). Sin embargo, su uso está contraindicado en personas que acaban de sufrir un trasplante de órganos, ya que el PH activa el sistema inmune de nuestro cuerpo y esto puede desembocar en un rechazo general al nuevo órgano.

A continuación le mostramos unos trucos muy útiles para sacarle el máximo partido en casa al agua oxigenada. No se los puede perder:

  1. Lucha contra los gérmenes

Un excelente medio para atacar frontalmente a los gérmenes bucales. Podemos usar una cucharada de agua oxigenada mezclada con un poco de agua corriente para hacer gárgaras durante un rato. Luego echamos el agua y repetimos el proceso si notamos que nos hace falta.

  1. Nos libera de bacterias

Los cepillos de dientes que se usan durante algún tiempo acumulan bacterias y otros tipos de elementos nocivos que pueden causar enfermedades a nuestros dientes y encías, como la gingivitis u otros problemas bucales. La solución para esto es simple, tan sólo tienes que dejar tu cepillo en una vaso lleno con agua oxigenada durante unas horas. Las bacterias desaparecerán.

  1. Acción desinfectante

Seguro que tiene en casa un montón de productos de limpieza que contienen elementos que pueden ser nocivos al olerlos y que causan irritación al contacto con su piel. Una solución más barata, sencilla y ecológica es untar un paño con un poco de agua oxigenada. Funciona a las mil maravillas para limpiar baños y cocinas, es más natural que otros productos y mejor desinfectante de superficies que ninguno.

  1. Mantiene nuestros utensilios impecables

Sobre todo aquellos que usamos en la cocina, que pueden acumular suciedad y gérmenes si no los limpiamos bien y por tanto son fuente de enfermedades que van a afectar sobre todo a nuestro estómago, como es el caso de la salmonelosis. Para evitar esto debemos limpiar cuidadosamente nuestros cacharros de la cocina con agua oxigenada, mucho mejor si los dejamos un rato en remojo.

  1. Sirve para los pies

Si aplicamos en nuestros pies un trapo humedecido con agua oxigenada podremos evitar problemas como la aparición de hongos, que son causas de molestias, infecciones y mal olor.

  1. Y también para las heridas

Y por supuesto, sus propiedades desinfectantes son ideales para tratar cualquier tipo de herida abierta. En este sentido, aplicar agua oxigenada en la zona afectada puede evitar infecciones y coagular hemorragias, al mismo tiempo que nos ayuda a cicatrizar las heridas.

  1. Nuestra piel más sana

Si nos queremos dar un baño debemos tener la costumbre de añadir un vaso de agua oxigenada en la bañera. No sólo nos va a permitir lucir una piel más sana y brillante, sino que su acción antibacteriana va a mantener a raya a los casos de micosis o de hongos.

  1. Ropa sin gérmenes

Todas aquellas prendas que requieran una especial limpieza, como pueden ser los pañuelos de tela o las toallas de uso personal, o aquellas que han estado en contacto con el sudor o la sangre pueden ser efectivamente desinfectadas. Para ello las mantenemos en remojo en agua normal mezclada con agua oxigenada, y la dejamos así durante un rato antes del lavado mecánico o manual.

  1. Semillas sin impurezas

Algunas semillas pueden tener enfermedades que luego se transmitirán a la planta cuando ésta sea adulta, como son el caso de los hongos o aflatoxinas. Para solucionar este problema debemos mantenerlas durante una media hora en una solución de agua oxigenada. No debemos olvidarnos después de remojar las semillas con agua normal.