Sus compañeros de trabajo le ofrecieron 350 días de vacaciones, para que pueda estar con su hija enferma de cáncer.

Jonathan y Marine Dupré, viven cerca de la ciudad de Aumale, en Francia, junto a su hija, Naëlle, de 4 años de edad. A la pequeña, el pasado mes de diciembre de 2014 le diagnosticaron un cáncer de riñon. En esas fechas Jonathan ya había consumido todos sus días de sus vacaciones y no podía estar con la pequeña.

Anuncios

Anuncios

Su capataz y sus compañeros de trabajo se enteraron de esto, y gracias a una ley francesa que permite ceder días de vacaciones a un compañero de trabajo, el capataz de Jonathan reunió al resto de trabajadores para proponer que cada uno cediera un día de sus vacaciones para que Jonathan pudiera estar con su hija, apoyándole en este momento difícil.

Se trata de un hermoso detalle por parte de sus colegas y compañeros de trabajo. Gracias a ellos, ahora los desplazamientos para hacer pruebas y tratamientos ya no son un problema. Además, la pequeña podrá contar con el apoyo de su padre durante algo más de un año, y eso es muy importante para ella.

“Estoy muy contenta de que papá se queda en casa conmigo.” decía la pequeña, de tan sólo 4 años de edad.

Esperamos que la pequeña supere este bache en su vida, se recupere lo más pronto posible.

Si te ha emocionado esta bonita acción de los compañeros de trabajo de xxxx, compártela haciendo clic en los botones que hay justo aquí debajo.

Haz click aquí para ver el video adjunto