Cuando este perro escuchó su canción favorita ¡Comenzó a bailar al ritmo de ella!

Anuncios

Anuncios

¿Quién dijo que a los animales no les gusta la música? Eso queda totalmente desmentido gracias al siguiente video, en el que podemos ver a un gran perro manto negro, paseando en el automóvil, cuando de repente se escucha en la radio una canción que, evidentemente, le gusta mucho.

Se dice que la vida sin música, no es vida realmente, y esta frase no aplica solamente a los seres humanos. Deborah Wells, experta en comportamiento animal de la Universidad de Queens, en Belfast (Irlanda del Norte), afirma que “Diferentes estilos de música provocan reacciones y estímulos en los perros, pero no siempre el peludo y fiel compañero compartirá los gustos de su amo.

Claro, no son entusiastas frente a cualquier estilo de música, cuando escuchan Rihanna o Shakira su reacción no es más entusiasta que la que tienen con una simple conversación entre desconocidos para ellos. O sea, los artistas de masas no les provocan absolutamente nada.

Según Lori R. Kogan, etóloga de la Universidad de Colorado (EE UU), la música clásica parece ser un muy buen método para relajarlos, como por ejemplo Strauss o Beethoven, ya que son mucho más melódicos. Con este tipo de música logran dormir hasta el 6% de la pieza musical. Por el contrario, cuando escuchan algo más energético, como Kiss o Judas Priest su reacción es muy distinta, se sienten muy estimulados, mueven su cuerpo y ladran el 70% del tiempo que dura la pieza musical.

Un usuario de YouTube subió un video de su perro moviendo las orejas al ritmo de un reggae y este ha causado sensación entre sus visitantes, la verdad, es que da para dudar de si es real, ya que el movimiento de sus orejas no es pequeño, y algunos especulan que hay alguien detrás moviéndolas sin que nosotros lo podamos ver, pero de cualquier forma, es fascinante observar al peludo bailar con sus orejitas.

Algunos defensores de los animales han criticado este video argumentando que esto podría ser debido a un problema auditivo del animal, y de ser así, espero se hayan tomado las medidas pertinentes, ya que no sería ningún chiste enterarnos de que su dueño lo hace a sabiendas de que el perro sufre, aunque en su cara al menos no se ve ningún signo de molestia o dolor.