Video: Graban cómo manipulan los alimentos para mejorar sus aspecto. Pero aún hay más…

Sabemos que la industria alimentaria nunca juega limpio y que acostumbra a ocultar los aditivos y conservantes bajo cajas de colores y eslóganes pegadizos. Las llamativas sopas de bogavante sin bogavante, los falsos alimentos “naturales” o las papillas de bebé repletas de azúcar son algunos ejemplos de sus malas prácticas.

Anuncios

portada-carne

Anuncios

La única manera de protegerse de estos abusos es que los consumidores vigilemos las etiquetas de los alimentos, entendamos la información nutricional, así como los procesos de manipulación a los que se les haya sometido. Solo así podremos estar seguros de lo que compramos.

Y es que los consumidores no pueden ya fiarse ni de sus ojos ya que, con los últimos avances en pegamentos para carne, la industria es capaz de fabricar realistas filetes de ternera a partir de recortes, sobras y piezas de peor calidad.

Haz click aquí para seguir leyendo este post