VIDEO: Para ganar debían hacer algo GRANDE y vaya si que lo hicieron! Wow

Es increíble lo que podemos lograr cuando realmente nos lo proponemos, muchas veces nos limitamos al no hacer las cosas que nos gustan, ya sea por miedo, tiempo, u otros factores externos que nos puedan afectar en ese momento.

Anuncios

gymnasts1-og

Anuncios

Olvidamos lo capaces que somos, pero cuando logramos vencer estos obstáculos, y alcanzamos esa meta, la sensación es extraordinaria, la adrenalina invade nuestro cuerpo y nos sentimos inmensamente felices. El sacrificio para lograr estas metas no es menor, pero por supuesto que lo vale.

Los deportistas, por ejemplo, deben tener mucha disciplina para lograr sus metas, en cuanto a su alimentación, sus horas de descanso, sus rutinas de ejercicio, salidas, etc. Y cuando hablamos de rutinas de coordinación de dos o más gimnastas, claramente la complejidad sube, ya no se trata sólo de coordinarte, ahora también se trata de estar en sincronía con tus compañeras, se necesita de mucha confianza propia y con la compañera y también un muy buen trabajo en equipo para lograr un resultado óptimo.

Y es aquí es donde comienza la magia, el arte, la danza. Cuando vemos a un(a) gimnasta haciendo su rutina, siempre pensamos en lo estricta que ha de ser su vida. Y claro, además de requerir de flexibilidad, también requiere de fuerza, agilidad, coordinación, disciplina y, por supuesto, perseverancia; los deportistas son el testimonio de la capacidad increíble que tenemos los seres humanos para lograr nuestras metas cuando realmente nos esforzamos por alcanzarlas.

Cualquier persona que se proponga comenzar a ejercitarse y logre comprometerse con su causa, rápidamente podrá notar cambios en su resistencia y capacidades, esto hará que también surja un deseo por sobrepasar esos límites antes delineados, para explorar las nuevas habilidades y explotarlas al máximo.

Claro ejemplo de lo que hablamos es el equipo de gimnastas de Ucrania, quienes en el Campeonato Mundial 2010 dejaron anonadados al público con una dramática rutina de mucha complejidad, ejecutada a la perfección.

Yo al menos, quedé maravillada desde su comienzo, con la elegancia y excelente entrega de energía de estas gimnastas al momento de entrar; sus trajes eran pequeñas obras de arte contemporáneas que hacían su rutina aún más envolvedora. Y como una imagen vale más que mil palabras, dejo el video para que corroboren mis palabras con sus propios ojos.